ignifugos.png
13104601_c3222ca65acd441295f235f78b37325

Uno de los puntos más olvidados en el análisis para la elección del lubricante adecuado es el riesgo potencial que este puede llegar a representar en las operaciones. 

El fuego siempre debe tenerse en cuenta cuando el equipo opera con lubricante. Sin embargo, el riesgo de incendio puede ser mayor cuando el lubricante en uso tiene un punto de inflamación bajo y se encuentra cerca de fuentes de ignición o superficies calientes.

Cuando los lubricantes están presurizados, como en las líneas hidráulicas, existe el riesgo de pequeñas fugas y una fina pulverización de lubricante atomizado en el aire. Estas fugas pueden ser el resultado de una falla del componente en puntos como juntas, mangueras desgastadas y sellos, particularmente si los sistemas han sido sometidos recientemente a servicio o han estado operando por un largo período de tiempo.

Cuando se produce una fuga y se pulveriza el fluido, el sistema se vuelve más susceptible a los riesgos relacionados con el fuego. Si estos sistemas presurizados operan en un área donde hay llamas abiertas o cerca de máquinas que funcionan a altas temperaturas, como en fábricas de acero, secadores u hornos rotatorios, existen las condiciones perfectas que podrían provocar un incendio catastrófico.

La combustibilidad inicial puede originarse en el fluido o en los vapores producidos por el fluido. En estos entornos de alto riesgo, los fluidos lubricantes están diseñados y especificados para cumplir con los estándares de resistencia al fuego. Algunos ejemplos de industrias y máquinas donde se recomiendan estos fluidos resistentes al fuego son: fundición a presión (prensas, hornos de máquinas móviles y máquinas de troquelado); fundiciones (controles de hornos, máquinas de moldeo y extracción de núcleos); trabajo de metales (controles de hornos, laminadores, máquinas de soldar y máquinas hidráulicas); operaciones de forja/extrusión (prensas y máquinas móviles); minería (correas transportadoras, máquinas móviles y máquinas de minería continua); y centrales eléctricas (sistemas de control electrohidráulico y turbinas de vapor/gas).

El hacer la elección adecuada del fluido a utilizar en sus operaciones puede representar graves daños ambientales, fuertes pérdidas económicas y hasta vidas humanas. Las temperaturas y presiones a las que están expuestos los fluidos pueden ocasionar fugas pequeñas pero de alto flujo del fluido, mismas que al contacto con el oxigeno podrían flamas de hasta 7 u 8 metros, suficientes para la iniciación del fuego en diversas superficies en las que llegue a tener contacto, o incluso la obstrucción de vías de salida o escape para el personal en lugares como minas o acerías entre otras.

Antes de elegir su lubricante tome en cuenta el punto de inflamación e ignición del fluido o lubricante en general que le están recomendando, por ejemplo; comúnmente un fluido hidráulico elaborado con bases parafínicas puede ofrecer un punto de inflamación de entre los 180 y 215 grados centígrados, si su proceso, la temperatura del equipo o alguna superficie cercana a la utilización del mismo superan estas temperaturas éste no sería un producto adecuado.

Actualmente el mercado ofrece grandes alternativas para cumplir con los estándares de los procesos de mayor riesgo, llegando incluso a los lubricantes "no flash", mismos que brindan una máxima protección mediante a diversas bases especialmente desarrolladas para esta función. Se dice que estos productos inicialmente fueron desarrollados para su utilización en equipos militares como buques de guerra, tanques blindados, helicópteros y demás armamentos expuestos a ataques, esto por la volatilidad con la que los mismos prendían fuego al ser bombardeados por tropas enemigas, volviéndose un punto débil que ya era incluso considerado por el enemigo para dirigir sus ataques.

Esta teoría muestra total concordancia con la formulación de los productos actuales, mismos que fueron y seguirán evolucionando trasladándose a las diferentes industrias que los demandan, hoy en día no debemos olvidar la resistencia a la temperatura VS el proceso en cada lubricante requerido. En POWER LUBE somos fabricantes de una amplia gama de lubricantes para altas temperaturas y resistentes al fuego.

Permítanos conocer más sobre sus necesidades y poner nuestros laboratorios a su disposición llamando al +52 811 237990, o escribiendo a; ricardo.rocha@powerlube.com.mx

 

 

tank07.jpg